Pleno del Core pone fin al debate y aprueba convenio para 6 mil 500 casas

18.10.2017

Tras su aprobación en comisión el 3 de octubre y la falta de quórum en el pleno del viernes 13, ayer el consejo regional aprobó el millonario convenio de programación entre el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, y el Gobierno Regional de Tarapacá para la construcción de 6 mil 500 viviendas en un plazo de seis años, con una inversión total de 282 mil millones de pesos.

La exigencia que imposibilitó su aprobación el pasado viernes, el plan habitacional Lobito, fue superada luego que la intendenta incluyera de forma específica el proyecto en una cláusula que permite anexar futuros terrenos disponibles a la construcción de viviendas.

Sin público

Para evitar un nuevo episodio de tensión entre las autoridades y el público, tal como ocurrió el viernes en una sesión que las autoridades calificaron de "bochornosa", se decidió impedir el ingreso de los comités de vivienda de Iquique, Alto Hospicio y El Tamarugal al Core.

"La decisión de restringir el acceso la adopta el presidente del consejo regional. Sin lugar a dudas, lo que lamentablemente ocurrió el día viernes, los desórdenes y faltas de respeto, dieron pie a que se tomara la decisión. Yo espero que eso no vuelva a ocurrir", dijo la intendenta Claudia Rojas, para quien el debate tuvo "un final feliz".

El Core aprobó por 12 votos a favor (Isidoro Saavedra, Rubén Berríos, Luis Carvajal, Iván Pérez, Felipe Rojas, José Lagos, Haroldo Quinteros, Patricia Pérez, Miguel Carvajal, Jorge Zavala, Gladys Matus y Lautaro Lobos) y una abstención (Espártago Ferrari).

La intendenta de Tarapacá manifestó que "la vía para poder avanzar en nuestra región es todos juntos y sobre la base del respeto y el diálogo. Las autoridades supimos ponernos de acuerdo de una buena forma". El presidente del Core, Luis Carvajal, agregó que al final "salió humo blanco".

El consejo también acordó, y de forma unánime, con el apoyo de intendenta y alcaldes, que el gobierno regional solicite a la Subsecretaría de Desarrollo Regional, dependiente del Ministerio del Interior, "los recursos para aqduirir nuevos terrenos que nos permitan urbanizar", explicó Rojas.

Los alcaldes

Sobre el convenio, los alcaldes destacaron el logro político, además de las posibilidades que se abren en materia de soluciones habitacionales.

"Antes del proyecto, en Alto Hospicio estaba programado construir mil 500 casas en seis años, con esto estamos ampliando a 2 mil 500 casas", dijo el alcalde de Alto Hospicio, Patricio Ferreira.

Richard Godoy, alcalde de Pozo Almonte, sostuvo que "es un tremendo avance. Debe ser la más grande entre las políticas regionales. Destaco el trabajo conjunto de los consejeros regionales y de la intendenta, que pudo liderar el proceso".

También estuvo presente el alcalde de Iquique, Mauricio Soria, quien encabezó la solicitud para incluir playa Lobito.

"Me voy tranquilo. Hay un convencimiento de hacer un esfuerzo más allá de estas 6 mil viviendas. Está la voluntad política expresada. Se reconoce que el proyecto Lobito es válido y avanzamos en su macrourbanización. Acá hay 6 mil viviendas para la región, pero allá hay más de 10 mil familias esperando", expresó.

¿Puede modificarse?

Respecto a si el gobierno que asumirá el 11 de marzo de 2018, más allá del color político, podrá modificar el convenio, Rojas indicó que "independiente del gobierno que llegue, dudo que alguien pudiese tener la falta de visión como para no entender que beneficia y apunta a las necesidades urgentes de la región. Si bien no se puede descartar que ocurra, la verdad es que ni siquiera me lo podría imaginar".

La secretaria regional ministerial de Vivienda, Verónica Guajardo añadió que, "todos los convenios se pueden modificar, pero esto va a contar con una aprobación de la Dirección de Presupuesto".