Comercio detallista da ultimátum a autoridades por los ambulantes ilegales en Iquique

28.09.2017

Cansados de tener que competir a diario con los ambulantes informales que se establecen en las calles de la ciudad, los miembros de la Cámara de Comercio Detallista de Iquique dieron un ultimátum a las autoridades regionales y comunales para que adopten medidas y se pueda enfrentar la proliferación de estos vendedores callejeros.

El presidente del gremio, Miguel Díaz, dijo que el pasado 20 de junio, durante un encuentro interregional desarrollado por dicha cámara, la intendenta Claudia Rojas y el alcalde Mauricio Soria comprometieron un trabajo mancomunado y que para ello se conformaría una mesa de trabajo público-privada; sin embargo afirmó que esto aún no se concreta.

Es por ello que, transcurrido el tiempo y al no lograr respuesta al respecto, establecieron un plazo de espera hasta el 15 de octubre, caso contrario adoptarán medidas, aunque no adelantaron cuáles serían.

"Si no hay respuesta de aquí al 15 de octubre para conformar esta mesa público-privada, definitivamente nosotros tomaríamos acciones", remarcó Díaz al agregar que el malestar de los asociados se debe a que -según informó- en tres oportunidades la intendenta les canceló la reunión "por temas de agenda".

El gremio local reúne a más de 5 mil comerciantes minoristas de ferias, galerías, bazares y tiendas del centro de la ciudad, así como establecimientos del sector del Terminal Agropecuario. Estos decidieron iniciar esta ofensiva contra el comercio ambulante ilegal debido a su crecimiento explosivo en el último año y a las pérdidas que esto les significa.

"Las pérdidas económicas son tales que hay locatarios que han quebrado y cerrado", acusó Díaz.

José Fuentes, presidente de la Asociación Gremial de Centros Comerciales del Sector Terminal Agropecuario, ejemplificó esto al indicar que de los 500 locales de la feria Evans, cerca del 50% permanecen cerrados ya sea porque los locatarios dejaron los puestos o los utilizan como bodegas porque vieron que era más rentable volver a vender a las calles.

De igual modo, los comerciantes detallistas criticaron a la autoridad comunal por autorizar ferias durante fechas festivas como Navidad en la calle Vivar, lo cual genera que las personas no ingresen a los locales establecidos ya sea porque dificultan el paso o venden los productos a mitad de precio. "Cerrar una calle principal de la ciudad para darle cabida al comercio informal es una falta de respeto para el comercio establecido", dijo Fuentes.

En ese sentido llamaron a las autoridades a dar soluciones concretas como la reubicación de estos en ferias que actualmente cuentan con locales disponibles.

"Nosotros estamos apelando es que las autoridades fiscalicen realmente esta mala práctica", dijo Sara Rojas, directora de la Asociación Gremial de Centros Comerciales del Sector Terminal Agropecuario.

Mesa de trabajo

Desde el Gobierno Regional de Tarapacá se informó que el pasado 21 de junio la intendenta Claudia Rojas recibió al presidente nacional de la Confederación de Comercio Detallista y Turismo de Chile (Confedech), Rafael Cumsille; y que ya instruyó al gobernador de Iquique, Francisco Pinto, la coordinación de los servicios públicos que compondrán la mesa de trabajo público-privada, entre los que se encuentran la Coordinación Regional de Seguridad Pública y las policías.

En tanto, el alcalde Mauricio Soria manifestó ser conocedor de la crisis que enfrenta el comercio establecido por este problema, y que lo conversado en una reunión con el gremio se informó al concejo municipal para definir la forma de dar solución.

En por ello que alertó a los comerciantes informales a que se prepararen "porque esto se va a reestructurar y se van generar espacios necesarios para una cantidad que son los más antiguos. Hay mucha gente que está al margen de la ley y tiene que entenderlo". Finalmente precisó que el municipio no está autorizando la instalación de comerciantes en la calle, por lo cual los existentes están "de forma informal".